Restaurar armario con friso.




Cualquier mueble puede tener una segunda vida, y quedar realmente bonito con un poco de maña e imaginación... 


Es este caso le ha tocado el turno a este viejo armario blanco.

A continuación os explicaré paso a paso cómo lo he transformado de manera fácil y económica, utilizando un poco de friso, unas baldosas y unos tiradores nuevos.

Lo primero de todo es desmontar las puertas del armario. Para que os resulte mas fácil tomar las medidas os recomiendo que con el friso ya encajado, coloquéis encima la puerta (haciendo coincidir las esquinas, y marquéis por dónde hay que cortar.


Una vez cortado, con adhesivo (yo he usado no mas clavos, pero puede ser cola blanca o similar) pegamos las tablas y las reforzamos con puntas sin cabeza.

Colocamos las puertas y las ajustamos (se necesita un máster para poder ajustar una puerta con los sistemas de bisagras actuales)....


Para la encimera he utilizado unos junquillos que he cortado a medida y unas baldosas hidráulicas.

Lo pegamos todo bien,ponemos los nuevos tiradores y listo!! ya tenemos nuestro nuevo armario!



También se pueden forrar los laterales, en mi caso no lo he hecho porque este mueble forma parte de un proyecto que tengo entre manos y espero poder enseñároslo pronto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario